llamanos-img

Llámanos 689 201 222

La oportunidad de ser sobresaliente.

Tengo amigas? Soy yo una buena amiga?

El pasado sábado 3 de febrero de 2018 vino Lola marqués, filósofa, esposa, madre y amiga; a hacernos reflexionar sobre la persona que queremos llegar a ser y de la importancia fundamental de la amistad.

IMG-20180206-WA0016

 

Nos explicó que la amistad es un don, un regalo que se recibe y que es muy valioso. No llega cuando quieres, ni como quieres.  Pero cuando llega parece que el espíritu se hincha y crece. Aparece entre dos personas ese deseo de compartir, de comunicarse, de contar lo que llevamos dentro, de llegar a lo más profundo de la persona.

IMG-20180206-WA0018

Lola nos estuvo explicando las dimensiones de la persona y la importancia de cada una de ellas: corporal, sentimental, cultural y espiritual (intelectual, voluntad, corazón); consiguiendo identificar las distintas relaciones de amistad según la dimensión en la que se encontrarán. La verdadera amistad llega a esa dimensión espiritual y más íntima de cada persona.

La amistad no hay que forzarla, cómo hemos dicho es un regalo, es encontrar un alma gemela, es querer a esa persona como es; con sus puntos fuertes y con sus defectos.  No obstante ese regalo hay que cuidarlo, requiere esfuerzo, dedicación y tiempo. Y somos capaces de afirmar “Es  que existas”.

Solo a personas concretas entregamos la llave de nuestra confianza, y la entregamos solo cuando vas a saberte visto, aceptado, y querido por ti mismo. Esas personas son capaces de como decía Pedro Salinas “sacar de ti tu mejor tu”.

IMG-20180206-WA0017

 

Pero existe el gran enemigo, el terrorismo de la murmuración. Todos en el corazón llevamos las larvas de ese bicho letal. Desde dentro va comiendo hasta dejarnos llenos de agujeros de criticas y envidias. De nosotros depende ir dando de comer o dejarlo morir.

En conclusión para forjar una amistad son claves tres puntos. En primer lugar, conocimiento propio. Aceptarse y quererse a uno mismo. En segundo lugar, disciplina: para mirar hace falta disciplina. Para escuchar hace falta disciplina. Para querer hace falta disciplina. Y por último tener espíritu duro y corazón tierno.