llamanos-img

Llámanos 689 201 222

La oportunidad de ser sobresaliente.

 

Las técnicas de estudio es algo que pueden ayudarte a estudiar de forma menos pesada y muy útil, ya que te permitirán retener información que de otra forma no podrías. Pero a muchos estudiantes no les han enseñado técnicas de estudio, más allá de los esquemas, resúmenes y subrayar que, sí, son efectivos, pero a veces hace falta ir más allá. Tanto si estudias en la ESO, bachillerato, universidad o incluso oposiciones, aquí te damos 3 técnicas de estudio rompedoras  para memorizar que, además de dar resultado, son la mar de creativas:

 

Dibujos

Para poner en práctica esta técnica de estudio no es necesario que sepas dibujar. Eso sí, por lo menos tienes que ser capaz de entender tus propios garabatos. Y no consiste en otra cosa que asignar un dibujo a un concepto y unirlos de forma que recuerdes los distintos elementos que forman el dibujo final. Seguro que te resulta más fácil recordar una niña en un columpio colgado de un árbol, sabiendo que la niña, el columpio y el árbol representan conceptos, en vez de memorizar un porrón de letras de un párrafo. ¡Tienes que probarlo!

 

Baile

Al igual que con el dibujo, no tienes que saber bailar, únicamente tener mucha imaginación. Esta técnica de estudio se basa en el mismo concepto que la del dibujo: asignar un movimiento corporal a cada concepto, de forma que te aprendes una coreografía sencilla donde cada paso representa un concepto estudiado. Fundamental que recuerdes qué significa cada movimiento, ¡a ver si te vas a acordar solo de la coreografía! Como recomendación adicional, baila discretamente durante el examen. Tampoco queremos que el profesor y tus compañeros alucinen.

 

Frases

Ya sea con frases o palabras, esta técnica de estudio es asequible para los que no se atreven ni con el baile ni con el dibujo (aunque, en serio, deberíais probarlo). En el caso de las palabras, coge las iniciales de cada uno de los conceptos y forma una nueva palabra. Así, podrás recordar al menos por qué letra comienza y no te olvidarás tan fácilmente. Otra opción es formar frases que nos ayuden a recordar esos conceptos. Por ejemplo, las bases del ADN son Adenina-Timina, Guanina-Citosina. ¿Cómo recordarlo con esta técnica de estudio?  “Adelantamiento Temerario, Guardia Civil”. La primera letra de cada palabra recuerda a una base y se empareja así: Adenina-Timina, Guanina-Citosina.